banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Sábado, 25 de Junio de  2022
11:27

05ibero01Minerva Calderón Hernández egresó de la Licenciatura en Derecho de la IBERO Puebla e hizo un posgrado en Derecho Constitucional. Sus seres cercanos la recuerdan como una mujer que creía en construir instituciones impartidoras de justicia. A sus 28 años fue asesinada en su casa el 21 de marzo de 2017. Pese a que se conoce la identidad del perpetrador, el caso sigue impune.

Honrar el nombre de la joven significa recuperar el testimonio de una mujer comprometida con deconstruir el derecho como disciplina utilizada para mantener el orden establecido. “El derecho ha ido por un camino paralelo y se ha ido distanciando de la justicia”, aseguró el Mtro. Mario Patrón Sánchez durante el lanzamiento de la Clínica Jurídica Minerva Calderón de la IBERO Puebla.

El espacio aspira a que los estudiantes de Derecho y disciplinas afines sean capaces de construir una justicia con memoria histórica, acercamiento a la verdad y que garantice la no repetición de los delitos. De acuerdo con el Rector de la Universidad Jesuita, también se pretende poner a las víctimas en el centro, una óptica que le hace frente a los altísimos niveles de impunidad.

Fue el golpe directo a la Comunidad IBERO Puebla lo que aceleró los procesos de conformación de instancias y protocolos para erradicar las violencias universitarias. Después del feminicidio de Minerva, profesoras y autoridades universitarias comenzaron a trabajar en instancias de prevención y sanción, esfuerzos que hoy se condensan en el Programa de Prevención de Violencias.

Derivada de estos esfuerzos, la Clínica dio sus primeros pasos en 2021 con el acompañamiento a los colectivos Voz de los desaparecidos en Puebla y Uniendo cristales en la búsqueda de una ley de desapariciones. Estas experiencias inspiraron una nueva concepción de los derechos humanos; una basada en la vivencia y no en la academia. Es así que uno de los pilares del espacio es el acceso a la justicia y la garantía de los derechos.

Como coordinador de Derecho y de la Clínica, el Mtro. Simón Hernández León busca que los abogados de la IBERO Puebla tengan una solvencia profesional, pero también ética y social que los motive a transformar las estructuras que replican las injusticias. “Queremos ser un programa comprometido, pero también activo que apueste por un ejercicio diferenciado [del derecho]”.

 

Cinco años de lucha

Dolido, desorientado, desubicado. Marcos Calderón tiene problemas para recordar el viaje desde su natal Durango hasta la casa de su hija hace ya un lustro. Al llegar a la puerta de su departamento, no fue ella quien lo recibió; la puerta estaba abierta y en el suelo había flores blancas y una veladora encendida. “No creo que a mi güerita le haya pasado eso”, musitó al rememorar.

La familia Calderón Hernández ha tocado puertas sin obtener respuesta. Minerva Hernández, madre de la víctima, relató cómo, cinco horas después del siniestro, la fiscalía tenía pleno conocimiento sobre el asesino. Sin embargo, cinco años después, el perpetrador continúa prófugo. “Nuestra petición: hagan su trabajo. No descansaremos hasta que nuestra hija tenga justicia”.

“El problema social de la violencia no solo trata de la fragilidad de las mujeres y del victimario. Alrededor de una persona que violenta se configuran fuerzas y otros factores”: Dra. Galilea Cariño.

Tampoco han sido favorecedores los mensajes del entorno. Autoridades, terapeutas y miembros de su comunidad religiosa recibieron a la familia con la misma perorata: “Déjeselo a Dios”. La infructuosa búsqueda de justicia contrasta con la brutalidad de los hechos: Minerva recibió hasta 70 puñaladas por parte de un compañero de trabajo. “No lo hemos superado. Nos adentramos a un mundo desconocido […] de injusticia”.

Desencantado con las instituciones y los altos índices de corrupción, Othoniel Calderón Hernández exigió justicia a las autoridades e insistió con urgencia en que se retomen las investigaciones. “Se me hace increíble que a más de cinco años no hayan podido atrapar a este sujeto”, zanjó el hermano de la abogada.

Minerva ha sido recordada por los abogados en formación. No solo desde el aspecto penal, sino desde la sensibilidad de saber que una colega fue arrebatada por la violencia patriarcal. Su caso ya forma parte de algunas asignaturas y varios compañeros le han dedicado cartas póstumas. Con un dejo de esperanza por el nuevo espacio, la Dra. Galilea Cariño Cepeda cuestionó: “Minerva creyó en la justicia; ustedes, queridas y queridos estudiantes de Derecho, ¿en qué creen?”.

banner b1 i2

banner e1 i