banner 1

banner a1

logo

banner l

08iesbuap01México es uno de los países que históricamente menos invierte en educación superior. En el año 2015 empezó una caída del gasto educativo respecto al producto interno bruto porque se invertía el 0.7% del PIB y actualmente es el 0.5%, lo cual es preocupante, afirmó Carlos Iván Moreno Arellano, coordinador general académico y de innovación de la Universidad de Guadalajara.

Al hablar sobre el futuro de las universidades para contribuir al Plan de Desarrollo Universitario de la BUAP, dijo que en el presupuesto federal en otras áreas ganan terreno en inversión, mientras la educación se rezaga.

Por ejemplo, el presupuesto superior de Pemex en lo que va del sexenio creció 31% que representa 185 mil millones de pesos, pero tiene un presupuesto general de 700 mil millones de pesos. Solo el crecimiento de Pemex es mayor que todo el presupuesto de la educación superior del país.

 

INVERSIÓN EN EDUCACIÓN

Hace siete años de cada 100 pesos disponibles menos de tres se invertía en educación superior y posgrado, pero en este año es de 2.94 pesos de presupuesto, es decir, solo uno de cada 100 pesos se invierte para ciencia, tecnología e innovación.

Pero en educación en general se convertían casi 20 pesos de cada 100, ahora se invierten 16.8 pesos, lo cual debe llevar a la alarma, porque en los próximos años esto será insostenible.

Explicó que los fondos federales extraordinarios ya no existen lo que representa una reducción del 99% , solo queda el Prodep y va la baja. Estos fondos eran para estímulos docentes, expansión de la matrícula, movilidad docente, desarrollo científico compra de équipo, fondo de pensiones, desarrollo cultural, nuevos programas educativos, entre otros.

 

AUMENTÓ LA MATRÍCULA

Sin embargo, mientras la falta de financiamiento de la matrícula sigue creciendo las universidades siguen cumpliendo y aumentando espacios.

La variación porcentual de la matrícula de educación superior es de casi el 20% respecto al 2015, es decir, poco más de un millón de estudiantes adicionales, sin embargo, la inversión ha caído un 11%.

Esto ha provocado un estado de déficit presupuestal en las instituciones de educación superior, reduciendo la inversión por alumno y agravando los problemas estructurales.

 

POSGRADO SE MANTIENE ESTANCADO

Al hablar de los problemas de posgrado en México el especialista indicó que sólo 8% de la matrícula de educación superior corresponde al nivel de posgrado ( 403 mil estudiantes).

Esto significa que el posgrado se mantiene estancado desde hace 15 años entre un 7 a 8%.

Difícilmente podremos alcanzar la soberanía en desarrollo científico al continuar con un 8% de estudiantes de posgrado, de estos solo 1% corresponde al nivel de estudios de doctorado ( 51 mil estudiantes).

Prácticamente 5 de cada 10 estudiantes de doctorado se forman en instituciones de educación superior privadas.

Actualmente se tiene una concentración del 12% de la matrícula de posgrado en el área de ciencias, tecnología y matemáticas, mientras que en pre-grado es del 31%. Pero advirtió que el posgrado puede caer aún más, mientras las instituciones universitarias públicas no tengan mecanismos de recuperación de fondos comparadas con las instituciones privadas.

Por lo tanto, el desafío de la transformación de la educación superior implica una genuina política de Estado para colocar a la educación superior como eje del desarrollo nacional.

Ante esta situación, las universidades están obligadas a reducir la dependencia del estado y esto implica fortalecer el modelo de fundaciones, venta de servicios y de entidades productivas para fortalecer la vinculación y generar recursos adicionales.