banner 1

logo

banner l

- Puebla, Pue. México.

Por María Dolores Núñez Lagunes

01martesciencia01La pandemia del Covid-19 cambió la vida de 7 mil millones de personas en el mundo. A partir de diciembre de 2019, las formas de interacción fueron diferentes porque desde la aparición del coronavirus en Wuhan, China, la gente dejó de comunicarse de manera tradicional (persona a persona), viéndose obligada a transformar su entorno de manera drástica haciendo uso de las redes sociales para poder interactuar.

Como dicen: “No hay enemigo pequeño”, y uno microscópico obligó a más de 7 mil millones de humanos a encerrarse en sus casas en un largo confinamiento que no solo causó miedo, sino la muerte de millones de personas que perdieron la batalla al contagiarse del virus.

Sin embargo, el humano nunca ha dejado de encontrar métodos para poder salir de los problemas, por lo que además de crear vacunas para evitar los riesgos del Covid-19, las redes sociales se convirtieron en un instrumento vital para mantenernos comunicados y atentos a la información.

De acuerdo a datos de Hootsuitecy We Are Social, con relación al comportamiento de la pandemia, el uso de redes sociales tuvo un crecimiento del 13 por ciento, es decir, más de 490 millones de personas en el mundo vieron la necesidad de hacer uso de las redes sociales. Hoy en día, más de 4 mil 200 millones, (el 53 por ciento de la población mundial), se comunican por medio de Facebook, Instagram, YouTube, Twitter, TikTok, entre otras.

01martesciencia022En el caso de México, los estudios indican que desde la aparición de la pandemia, el número de usuarios en un país de más de 120 millones de personas creció 12.4 por ciento respecto a 2019, lo que llevó a cambiar la forma de trabajar, situación que llevó a las instituciones de educación superior a adaptarse a la nueva situación de la emergencia sanitaria.

En 2018, en la Universidad Tecnológica de Puebla (UTP), las redes sociales servían como apoyo a todas las áreas para difundir en nuestra comunidad información de interés, así como para canalizar las inquietudes de los estudiantes o egresados.

Para marzo de 2020, en México, se empezaba a hablar de la llegada de la pandemia del COVID-19, los casos se escuchaban con frecuencia, por lo tanto a mediados del mismo mes el Secretario de Educación Pública, en ese entonces, Esteban Moctezuma Barragán, declaró que todas las actividades escolares en México serían a distancia por un mes, sin embargo el confinamiento se alargó por más de dos años, y a partir de la aplicación de la vacunas y de la tregua del virus con el mundo, permitieron que parcialmente las actividades regresaran no al 100 por ciento, en septiembre del 2021, y en su totalidad en abril del 2022, en el caso de la UTP.

Pero durante el tiempo que estuvimos en actividades a distancia, el trabajo en redes sociales se triplicó, los alumnos solicitaron apoyo para atender diversas necesidades, además de que la universidad siguió con sus procesos de admisión, donde el área de redes sociales de la institución fue un factor importante para ofrecer servicio a la comunidad estudiantil y académica.

Cómo olvidar el mes de junio del 2020, no sólo cerrábamos la primera convocatoria de admisión, sino que teníamos otro reto que atender y fue la demanda de los alumnos y alumnas que pedían ayuda para poder aspirar a una beca del gobierno federal, donde las redes sociales coadyuvaron para facilitar a los jóvenes este trámite.
La tregua del Covid, dio luz para que en junio del 2021, tuviéramos la oportunidad de regresar a la oficina, desde luego con todas las medidas de sanidad, y para abril de este año reanudamos labores presenciales al 100 por ciento.

01martesciencia03Hoy, puedo decir que no hay vuelta atrás, las redes sociales son un medio de comunicación inmediato que llegaron para quedarse, la dinámica es diferente, las generaciones de ahora buscan soluciones rápidas, lo cual nos ha hecho ser más creativos en la forma que difundimos el contenido, siempre cuidando las necesidades e intereses de nuestra comunidad UTP.