banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Miércoles, 1 de Diciembre de  2021
14:44

06uvm01Al reiterar que el cubrebocas es la mejor medida con la que se cuenta actualmente para evitar el contagio de diversas infecciones, incluido el COVID-19, el Dr. Sergio Zúñiga Sánchez, médico docente de la Universidad del Valle de México Campus San Rafael, afirmó que el hábito que siguen muchas personas de retirar el cubrebocas para beber, hablar por teléfono o fumar, aunque parezca inofensivo, puede representar un alto riesgo de contagio.

Al exponer la ponencia El Cubrebocas en el Contexto de la “Nueva Normalidad”, el Dr. Zúñiga detalló que las personas que se bajan el cubrebocas para estos propósitos se exponen a toparse con virus en forma de nube, que bajan hacia la cara, boca y nariz mientras están descubiertas. “En el lugar puede haber virus en forma de “nube”; al bajar y cubrir nuevamente el rostro, puede respirar ese virus y de ahí viene el contagio, en particular en lugares cerrados, con pobre ventilación y alta concurrencia de personas”, expuso.

El académico reiteró la importancia de buscar espacios alejados y de ser posible al aire libre para retirar el cubrebocas y proceder a la toma de alimentos o de líquidos, además, “primero se realiza higiene de manos con alcohol gel al 70%, el cubrebocas se retira, se guarda, higiene de manos, realizo ingesta y me realizo higiene de manos, me pongo el cubrebocas correctamente y, nuevamente higiene de manos”, explicó.

Otro mal hábito ampliamente observado es usar el cubrebocas dejando descubierta la nariz o dejándolo flojo, sin un ajuste correcto sobre el rostro. “Ahí no hay capacidad de filtraje, a lo mejor de proyectiles formados por gotas respiratorias, pero no de aerosoles conformados por gotículas, si vemos a alguien así, no es confiable y más si no hay una distancia de 1.5 metros, aquí hay un alto riesgo de contagiarse o viceversa”, comentó.

“El cubrebocas va a ser nuestro compañero por mucho tiempo, para que sea efectivo hay que utilizarlo de manera adecuada, debe cubrir nuestra nariz, la boca, que cubra bien nuestro rostro. No hay que usarlo debajo de la nariz, no dejar la barbilla expuesta, hay personas que tienen mucha barba, y con el cubrebocas lo que sucede es que el aire que exhalamos circula a través del vello de la barba, la barba no filtra y va a dejar salir los aerosoles, hay que considerar esto en la nueva normalidad”, comentó el médico especializado en Nutrición Clínica y Educación.

El Dr. Sergio Zúñiga citó los resultados de una reciente evaluación de 14 cubrebocas diferentes para filtrar gotas/gotículas durante el habla, realizada por investigadores.

“Evaluaron varios cubrebocas, desde el quirúrgico hasta el de algodón, pasando por paliacates, el KN95 o N95 y lo que vieron los investigadores fue que, usar un KN95 es lo más indicado para la comunidad; no libera ninguna partícula, es casi cero; el quirúrgico o tricapa también ofrece mucha seguridad, aunque tiene una desviación un poco amplia, pero esto depende de cómo se ajuste. Este cubrebocas tricapa es maravilloso, económico, de bajo costo, y sirve como buen filtraje”, señaló.

El docente de UVM agregó que hay cubrebocas de tela que no son tan confiables, con menos capas que conforman el cubrebocas, por lo que hay mayor riesgo, tanto de que el individuo expulse aerosoles, como de que adquiera una infección. Mencionó que será mejor mientras más capas tengan será mejor y recomendó que tengan un buen ajuste en el rostro.

“Sin embargo, si alguien tiene un paliacate, eso y traer nada, prácticamente es lo mismo, el paliacate sirve sólo de adorno porque no sirve”, dijo y reiteró que el cubrebocas con válvulas de respiración o ventilación no está permitido, ya que el orificio presente en el material podría permitir que las gotas de saliva salgan y lleguen a otras personas.

“El estudio fue realizado antes de la variante Delta, si algo sabemos de Delta es que es más infeccioso y se requieren poca cantidad de virus para condicionar una infección; yo, como recomendación, para quienes regresamos al trabajo, a la escuela, lo mejor es utilizar el tricapa, o el KN95”, indicó.

Dada la nueva etapa de regreso a clases presenciales que está viviendo la población, el Dr. Sergio Zúñiga recordó a los estudiantes y padres de familia que la SEP ha determinado que el alumnado debe llevar un cubrebocas de repuesto para cambiarlo durante la jornada escolar, además, no está permitido que este sea sustituido por una careta, protectores faciales o lentes pues no son eficaces para proteger a los portadores o a las personas alrededor.

De acuerdo con la SEP, deben seguirse los siguientes seis pasos para utilizar de manera correcta un cubrebocas:

1.- Lavarse las manos con agua y jabón antes de ponérselo.
2.- Revisar que no esté roto, sucio o mojado.
3.- Colocarlo pasando por la cabeza u orejas las cintas elásticas.
4.- Comprobar que se puede respirar cómodamente.
5.- Asegurarse que cubra la nariz, boca y barbilla.
6.- Mantenerlo siempre limpio.

“Y, no lo marca la SEP, esto es aparte, traigan un “tupper” o bolsa plástica con “cierre hermético” para su resguardo”, concluyó.

banner b1 i2

banner e1 i