banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Domingo, 12 de Julio de  2020
07:53

09De acuerdo con la EFSA (Autoridad Sanitaria Europea de Seguridad Alimentaria), las experiencias anteriores por brotes de coronavirus afines, como el coronavirus (SARS-CoV o el coronavirus MERS-CoV) no indican que se haya producido transmisión a través del consumo de alimentos. Sin embargo, entre los distintos tipos y mecanismos de contaminación de alimentos, la principal fuente de contagio es por la manipulación del ser humano.

Así lo explicó la docente del Campus San Rafael de la Universidad del Valle de México, Ana Hazel García Tay, quien imparte la materia de Bebidas Alcohólicas y no Alcohólicas de la Vertical de Hospitalidad de UVM, y recordó que el virus se propaga entre las personas, especialmente al inhalar gotas de saliva suspendidas que están presentes en el aire cuando una persona tose, estornuda o exhala.

Por lo tanto, recordó que el cuidado hacia los alimentos consiste en lavar y desinfectar, según sea el caso, empaques, latas y envolturas, como medida preventiva, ya que no sabemos si alguien tosió, estornudo, o transportó el virus al empaque o al alimento fresco. Compartió una serie de medidas más específicas para asegurar la higiene de estos:

Lavar y desinfectar los alimentos, manos y superficies cuando ingresemos a casa.

Lavarse las manos periódicamente, al entrar del exterior a casa, al almacenar los alimentos, al procesarlos, al cambiar de alimento, al tocar algún objeto que no esté sanitizado, al contestar el teléfono o al tocarnos la cara o alguna parte del cuerpo, o bien, cada 30 minutos al estar cocinando.

Limpiar y desinfectar las superficies, con una solución de agua con alcohol en proporción 70/30, o cloro preparando una solución de blanqueador con cloro al mezclar: 5 cucharadas (1/3 de taza) de blanqueador con cloro por galón de agua. No se debe utilizar esta solución clorada después de una hora de ser preparada.

Lavar con agua y detergente utensilios y superficies de preparación antes y después de manipular alimentos.

Lavar con agua y detergente vajillas y cubiertos antes de usarlos para servir alimentos

Utilizar siempre jabón y agua limpia.

Tomar platos, cubiertos y fuentes por los bordes, cubiertos por el mango, vasos por el fondo y tasas por el mango.

Limpiar y desinfectar varias veces al día instalaciones y espacios que se utilizan para preparar/almacenar alimentos (mesadas, refrigerador y electrodomésticos).

Para el almacenamiento de los alimentos, recordar siempre que antes de guardarlos, deberán higienizarse envase por envase. Esto puede realizarse con un paño húmedo embebido en una solución desinfectante. Debe tenerse la precaución de lavar el paño, enjuagarlo y volver a cargarlo con desinfectante a medida que se van limpiando los envases de los alimentos.

Al mezclar los alimentos no hacerlos con las manos (utilizar espátulas).

Uso de tablas de colores para evitar la contaminación cruzada.

Calentar el alimento mínimo a 65°C.

La docente, reiteró que no existen hay alimentos que eviten contraer COVID-19. Es un mito que el limón, jengibre, ajo o algún alimento prevenga el contagio de este virus, pero si estos se integran a una dieta balanceada contribuyen a mantenerte sano fortaleciendo al sistema inmunológico. Para este propósito también ayuda comer frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales; grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra de alta calidad; y carne magra o pescado.

La Maestra García Tay recomendó evitar alimentos procesados, muy azucarados o con mucha grasa saturada. “Si no encontramos alimentos frescos, hay que buscar la opción más saludable de lo disponible en el mercado. Planea tus compras con tiempo haciendo una lista con insumos que usaras por 2 semanas”, indicó.

banner b1 i2

banner e1 i