banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Domingo, 12 de Julio de  2020
06:36

10La taekwondoín María del Rosario Espinoza, estudiante de Administración del programa Licenciatura Ejecutiva en el Campus San Rafael de la Universidad del Valle de México, comentó que aún y cuando tiene en su haber tres medallas olímpicas y tres preseas mundiales, le falta un sueño todavía por cumplir: ganar la cuarta medalla olímpica.

La multimedallista olímpica, mundial y Salón de la Fama clase 2017 de UVM, al compartir sus experiencias en la conferencia USessions Desde Casa, organizada por la Dirección de Deporte y Cultura de la UVM, dijo que ahora desde su casa, allá en Sinaloa, busca cerrar su sueño como deportista, ganando la cuarta medalla olímpica.

María del Rosario, quien hace la cuarentena a causa del COVID-19 en casa de sus padres en Sinaloa, comentó que el encierro la ha tratado muy bien, “afortunadamente estoy ocupada tanto en mis entrenamientos como con mi familia, la verdad que no se me ha hecho complicado estar en el confinamiento, creo que lo más importante es que sigo activa en mi deporte”.

La taekwondoín agregó que no ha entrenado como ella quisiera, pero se mantiene en forma para cuando tenga que regresar a los entrenamientos, “espero que no me cueste tanto trabajo porque soy de las deportistas que les cuesta trabajo retomar la condición física, por eso me mantengo activa y creativa porque al final entre los espacios que tengo hay que usar mucho la creatividad para que surjan ideas y no aburrirme”, comentó.

De acuerdo con María del Rosario, la cuarentena del COVID19 la toma con paciencia, a pesar que se entrenaba y se preparaba para los Juegos Olímpicos de Tokio, la estudiante de UVM sigue entrenando, “muchos de los deportistas teníamos planes personales, profesionales y deportivos; el mundo se detuvo tanto económico como en varios rubros, yo tomé esto de una manera muy paciente. Me pongo en los zapatos de la gente que atraviesa dificultades, pero hay que tener paciencia, esperar, siempre sacando provecho en el buen sentido, para que al momento de regresar no hacerlo de cero”, dijo.

A pesar de haber ganado medallas olímpicas y mundiales, María del Rosario no pierde el piso, sabe que aún tiene una cita en Tokio, “más que perder el piso creo que para mí siempre ha sido importante la motivación, en los años que tengo como deportista, la motivación se me ha ido pero ha regresado; hay momentos complicados en mi carrera, pero más que perder el piso yo lo centro en la motivación, la pasión, al amor por seguir haciendo esta disciplina, es lo más importante, nunca perder la pasión por lo que uno hace”, dijo.

Cuando está en el tatami compitiendo, María del Rosario dice ser una competidora muy mental, que siempre busca los errores de la contrincante, “un competidor siempre va a tener errores en el combate, ahí es donde yo aprovecho; tú tienes que ser un competidor muy inteligente para no caer en errores, en la ansiedad, yo creo que además del combate en sí, también te enfrentas a la ansiedad, si comete un error, por ahí lo voy a atacar”, comentó.

María del Rosario Espinoza pertenece a la Clase 2017 del salón de la Fama UVM, y forma parte del programa de becarios de la Universidad del Valle de México denominado ALTOR, en el que, por sus logros deportivos, la institución le otorga este beneficio. Pero también hay otros programas como la Academia Lince donde los atletas de alto rendimiento pueden estudiar a través de una plataforma online.

 

banner b1 i2

banner e1 i