banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Sábado, 20 de Enero de  2018
03:37

07conapoupaep01Como parte del segundo día de trabajos del IV Congreso Internacional Salud y Migración, la Mtra. Alejandra Reyes Miranda, Subdirectora de estudios socioeconómicos y migración internacional del Consejo Nacional de Población (CONAPO), presentó el Reporte Migración y Salud 2017.

Dicho informe, aborda diversas poblaciones de migrantes como son: menores de 18 años, trabajadores en la edad de 18 a 64, mujeres, centroamericanos, afroamericanos, etcétera, con el objetivo evidenciar las características sociodemográficas, económicas, sociales y de salud –– en un primer esquema–– y después analizar la cobertura y acceso a servicios médicos, los riesgos así como las condiciones de la salud de dichos grupos demográficos.

Al Reporte Migración y Salud que presentó la Mtra. Alejandra Reyes, se le han invertido 10 años para la investigación del tema, y fue hasta el año pasado que añadieron datos precisos a raíz de una encuesta que se aplicó tanto en México como en Estados Unidos, respecto al acceso a los servicios médicos y que aporta información al conocimiento de la situación de la salud de los migrantes mexicanos en EE. UU.

“Dentro de esta publicación, conformada por 10 artículos, destacan tres aspectos principales: la importancia del acceso a los servicios médicos en los Estados Unidos, por parte de la población mexicana y centroamericana; las enfermedades crónicas como la diabetes e infecciones de transmisión sexual como el VIH y por último las enfermedades mentales como la depresión”, expresó la funcionaria del CONAPO.

El primer aspecto, detalló la Mtra. Reyes Miranda, habla sobre las afectaciones al acceso a servicios de salud ante la posible reducción de los recursos del programa ObamaCare, que el actual presidente de la unión americana amenazó con recortar. En este mismo tenor, se encuentra otra investigación que estudia la población migrante y destaca que la edad promedio de los migrantes en EE.UU. tiene alrededor de 37 años, cuando hace 10 años era de 32; esto, dijo, indica que el 10 % de los migrantes mexicanos es mayor a 70.

Por lo anterior, señaló la ponente, se está produciendo un fenómeno de migración de retorno que ha hecho notoria la necesidad satisfacer, a esta población, en términos de salud.

“Los dos artículos siguientes nos hablan de esta demanda de servicios fronterizos, pero también de la situación de salud de los migrantes de retorno. Uno de los autores encuentra que hay migrantes que cuentan con la ciudanía, no obstante por cuestiones culturales que están más familiarizadas con el sistema de salud mexicano, así como por la edad, regresan al país para atenderse”.

Agregó que estos artículos ponen en la mesa una serie de cuestiones como son la preparación del sistema mexicano de salud para atender a esta población.

Un segundo aspecto, que contiene este Reporte de Salud y Migración 2017, está enfocado al análisis sociodemográfico de la población para definir los padecimientos crónicos como la hipertensión y la diabetes, pero también de enfermedades de transmisión sexual como el VIH.

“Lo que hace el autor, es relacionar estas características demográficas de la educación con las de salud, una conclusión que realiza es que se duplica la probabilidad de tener toda la serie de características que después desemboca en padecimientos como diabetes con una escolaridad baja como la encontramos en la población mexicana que radica en Estados Unidos”, destacó.

Ante este panorama, la Mtra. Alejandra Reyes, confirmó que el artículo abona más al sistema de salud de México. “Debe de prepararse ante un posible retorno de esta población que se encuentra en la tercera edad, que está creciendo y que aparte, 12% de la población mexicana en aquel país tiene un diagnóstico previo de diabetes”, alertó.

Así mismo, dijo, existen estudios enfocados a las deportaciones por casos de VIH, por lo que también se tiene que trabajar en este sentido para estar preparados en caso de que soliciten los servicios de salud en nuestro país.

Finalmente, se encuentran también artículos sobre la salud mental de los migrantes, que en términos generales hablan de cómo un grupo de mujeres poblanas que radican en Nueva York sobrellevan la separación familiar.

“Son migrantes que narran las circunstancias en que trabajan, algunas no cuentan con ciudadanía estadounidense, están en trabajos precarios, con menores ingresos, muchas padecen depresión por estar lejos de su familia, y viven bajo una presión económica por querer solventar los gastos de sus connacionales aquí en México”, acotó.

Para los interesados en el tema concluyó la Mtra. Alejandra Reyes, el Reporte Migración y Salud 2017, se encuentra para consulta pública en el portal de la CONAPO, en donde también podrán encontrar los volúmenes pasados.

banner b1 i2

banner e1 i